fondo-lrnlunar

Días Dazzler, Días de Relax!

DSC01463

Invitada por el Hotel Dazzler a conocer uno de sus nuevos hoteles en Latinoamérica arme una pequeña valija y cruce el charco con mi chico.

La premisa era clara: minutos, horas, días nuestros.

Si algo tiene el destino que elegimos -y nos eligió- es que te invita a bajar 2 cambios, a sentir que podes hacer de todo pero que también esta bien hacer nada.

Aquí están estos son algunas experiencias hechas concejos.

Nobleza obliga decir que nos toco un clima increíble para Junio y eso hizo que todo lo que les cuente a continuación tenga sentido.

Vale hacerlas propias y reversionarlas!

. Ir .

Como teníamos una invitación del Hotel Dazzler, aprovechamos y viajamos el viernes a la tarde. Nos tomamos el buquebus de las 6pm y después de 45 minutos vimos el atardecer llegando a Colonia.

El hotel esta frente a la Rambla por lo que llegar fue súper fácil. Como fuimos livianos de equipaje (1 valijita y 2 mochilas) pero cargaditos de una semana llena de actividades tomamos la sabia decisión de caminar desde el puerto hasta el hotel.

El camino es fácil, si subís derecho por la salida del puerto por Rivera hasta llegar a la Rambla. En estos 3km no solo bajamos la velocidad con la que veníamos sino que fuimos empapándonos de la tranquilidad de los vecinos que celebraban San Juan, salían a caminar, tomaban mates frente al río y hacían deporte.

. Dormir .

Cuando me puse a investigar del hotel que nos había invitado, además de una gran cadena con mucho prestigio y experiencia, me di con que su expertice son las urbes y los destinos no solo de vacaciones sino de trabajo. Esto hace que sus habitaciones estén pensadas como apartamentos y que sus estén comodidades estén cuartos de grandes metros y free wifi.

DSC01514

Mas allá de sus características como cadena, creo que el Dazzler Colonia tiene algo encantador y único por el solo hecho de ser un hotel que mira al río. Todas sus habitaciones están diagramadas de forma tal que nadie se quede sin mirar el Río de la Plata.

Además en su subsuelo hay un spa con una pileta climatizada, sauna y ducha escocesa son las opciones a la hora de conectar con el agua para desconectar de todo.

La gente que trabaja en Dazzler Colonia es #Muylomas súper dispuestos y amables. Cuando viajo eso es una de las cosas que mas valoro. Hace que toda la experiencia sea increíble.

DSC01402

DSC01396

DSC01495

. Comer .

La primera noche cenamos en Carpe Diem, el restaurante del hotel. Nos pusimos en modo uruguayo en un minuto y disfrutamos de un rico y profundo Tanat, la cepa tradicional de allá. La nota de la cena la dieron unos spaguettis al cartucho una técnica de cocción que desconocía y que me pareció muy sabrosa: envolver en papel metálico los fideos con salsa y mariscos y cocinarlo en el horno por 20 minutos aprox.

DSC01366

DSC01359

La segunda noche fuimos a Santa Elena, una casa de 1800 afuera del circuito del centro histórico pero muy cerca del río. Con un patio hermoso y un salón lleno de arte local nos recibieron entre velas, sopa de la casa y música en vivo. El 80 % de la carta de Santa Elena esta atravesada por la parrilla que va fantástico con la propuesta de cervezas artesanales que tienen.

Como fan de lo dulce no pude resistirme a un postre con mucha tradición en el departamento de Colonia: Principe Humberto.

DSC01603

DSC01598

DSC01565

DSC01573

DSC01575

. Visitar .

El plan era relax, así que nuestro fin de semana fue intercalar entre 2 actividades pileta en el spa y lectura con mate en el río. Aprovechamos cada rayo de sol para avanzar sobre lecturas que teníamos olvidadas. Fue un lujo invertir horas de nuestra vida contemplando el imponente Rio de la Plata.

Todas las playas de la Rambla son espectaculares pero la tranquilidad y limpieza que hay en la Real y la de la Oreja Negra (frente al hotel) fueron por lejos mis favoritas!

DSC01435

DSC01392

Colonia es una ciudad para hacer a pie, para caminarla toda, solo así uno va a perderse para cruzarse con una feria en la calle o con una batucada en una plaza.

Dejamos el recorrido por el centro histórico para el ultimo día que volvimos caminando desde el hotel al puerto. Comimos por ahí y recorrimos cada una de las callecitas empedradas que abrazan esta ciudad. Cada cuadra tiene su encanto, su historia, su fuerza y por supuesto sus turistas!!

No les puedo explicar todo lo que tuve que esperar para sacarme una foto en el Bastión de San Miguel.

DSC01631

DSC01649

DSC01689

Nombre
Mail
Teléfono